"Cuando se puede elegir, es obligado acertar."
"When you can choose, you must be right."

Halloween time! Curso 22/23

Calabazas, fantasmas, brujas y esqueletos han tomado Alkor. Una semana en la que estamos aprendiendo de una manera divertida.

Halloween es una tradición que llegó a Estados Unidos de la mano de los emigrantes irlandeses. Y desde USA ha saltado a Europa convertida en una auténtica fiesta cada vez más arraigada en nuestra sociedad. Halloween es una palabra  derivada de  la expresión All Hallows’ evening, que significa víspera de Todos los Santos. De hecho, en España celebramos el día de Todos los Santos el 1 de noviembre visitando las tumbas de nuestros seres queridos. Este es nuestro Halloween del curso 22/23.

 

No te pierdas todas las imágenes por etapas que puedes ver en  nuestra sección Comunidad Alkor.

 

 

 

Halloween según Alkor Report

Los periodistas digitales de Alkor Report han indagado sobre los orígenes de Halloween y sus curiosidades, y nos han preparado una presentación para despejar nuestras dudas.

 

 

 

 

Decoración y actividades

En Alkor aprovechamos esta festividad para trabajar cultura americana y el idioma inglés de la mano de nuestros nativos y teachers. Para ello convertimos el colegio en un auténtico escenario de Halloween, decorando y preparando actividades relacionadas con el tema. Y la celebramos durante toda una semana, para tener tiempo de disfrutarla. 

 

Lunes 24: día de los calcetines divertidos

En Infantil y en Secundaria es el día de los calcetines de miedo. El alumnado trae calcetines de diferentes colores y diseños. Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

Halloween 2022

 

Además en la Escuela Infantil ya podemos disfrutar de la exhibición de calabazas decoradas y de su ganador. Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

Halloween 2022

Halloween 2022 Halloween 2022

 

Martes 25: día del color naranja

En Infantil, Primaria y Secundaria viene a clase con un complemento naranja para ir dando color a Halloween. Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

 

 

 

Miércoles 26: día de los bigotes de gato y heridas de pega

En Infantil y Primaria hoy es el día de los bigotes de gato. Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

 

 

Las heridas y los huesos pintados son los protagonistas hoy entre el alumnado de Secundaria.

 

 

Jueves 27: día de la araña

Spider day en Infantil  y Primaria. Alumnos y alumnas vienen con una araña prendida en la ropa. Hoy además recibimos las calabazas decoradas por nuestras familias, que van a participar en el Carving Contest. Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

 

 

Para Secundaria hoy se ha elegido como complemento también la araña, a la que se suman ratas, murciélagos y demás bichos terroríficos. También recibimos las calabazas que participarán en el Carving Contest.

 

 

 

En el hall, nuestra casa del terror con fines benéficos. En el salón de actos hemos proyectado películas terroríficas (léase tipo «Hotel Transilvania«) destinando los 20 céntimos de la entrada para la asociación sin ánimo de lucro, Arrenatura. Y en el patio, los mercadillos solidarios para La senda de Gala. Y el plato fuerte, nuestra tradicional Haunted House realizada por el alumnado de 3º, cuyos donativos se destinarán también a beneficio de Arrenatura.

 

 

Viernes 28

El colofón de la fiesta de Halloween. Alumnos y alumnas vienen disfrazados con temática de difuntos o relacionado (esqueletos, brujas, fantasmas, monstruos…).

Juegos, Gymkhanas, disfraces… Todas las imágenes en Comunidad Alkor.

 

 

 

 

Ganadores de los concursos de Halloween

 

Calabazas de la Escuela Infantil

 

 

Calabazas de Primaria

 

 

Disfraces de Primaria

 

Disfraces de Secundaria

 

 

Calabazas ganadoras Secundaria

 

Calabazas ganadoras Secundaria

 

 

Ganadores concurso de relatos

 

Aún no sabe quién soy

Me desperté con el chirrido de la cama al moverse, supuse que era la hora de despertarse.

Tenía muchas ganas de ver a mi mejor amigo, se llama Lucas, es más pequeño que yo, pero igual nos llevábamos bastante bien.

Estaba viendo cómo entraba al colegio, con su mochila verde de las tortugas ninja. No me saludó cuando lo vi en el aula, él es bastante tímido por eso no le dije nada.

Cuando sonó el timbre del recreo a las 11:30h, Lucas cogió su merienda y salió al patio con otro compañero, me da igual su nombre. En el patio le pregunté si quería jugar conmigo, pero solo pasó de largo, así que lo único que hice en el resto del recreo fue seguirlo mientras jugaba con el otro niño. Volvimos a clase unos 20 minutos más tarde. En clase fue todo normal, nada del otro mundo.

Cuando el reloj de aguja marcó la una, un sonido estruendoso sonó, pero a Lucas se le dibujó una sonrisa en la cara, cogió su estuche y lo guardó rápidamente en la mochila.

Llegamos a casa

La mamá de Lucas le estaba esperándolo en la puerta con la comida en la mano y pensé que era porque tendría que irse a trabajar dentro de poco, así que eso significaba que me quedaría solo con Lucas en casa, toda la tarde.

En el viaje de vuelta a casa la madre de Lucas iba hablando de su trabajo y preguntándole sobre su día, me enfadó un poco que a mí no me preguntara nada, pero lo pasé por alto.

Llegamos a casa y Lucas comió, yo no porque no tenía hambre. Luego lo acompañé arriba a hacer sus deberes y luego se pasó toda la tarde jugando con sus juguetes y yo mirándolo. Se escuchó la puerta principal y escuché a su papá decir «¡Lucas, estoy en casa!»  Lucas bajó corriendo las escaleras pero yo le esperé en la cama. Después de unos 15 minutos Lucas apareció con su padre con el pijama ya puesto, así que asumí que también era mi hora. Me metí en la oscuridad, debajo de la cama de Lucas se sentía bastante incómodo, pero no tenía otra, en el armario no entro,  «creo que hay algo debajo de mi cama…». Por fin hablaban de mí, pero aún no sabe quién soy.

 

Sofía Micaela Muraciole 2º ESO E

 

 

La aldaba embrujada

Una noche de Halloween estaba haciendo truco o trato por mi barrio con mis amigos, cuando fuimos a una casa como cualquier otra, a pedir truco o trato. Esa casa tenía una aldaba un tanto peculiar, con una cara de demonio. Aunque la casa tuviera timbre me hizo ilusión llamar con la aldaba. Al momento nos abrió una señora y nada más abrir, de repente preguntó: ¿Quién ha tocado la aldaba? Yo sin dudarlo levanté la mano, ella me miró con una cara un poco preocupada y le pregunté: ¿He hecho algo que no debía? Me respondió con un tono no muy seguro: «no, no, tranquila».

Nos dio las chuches y a mi me entregó una y me dijo que esa era solo mía y que no la compartiera. Le dimos las gracias y después nos fuimos, puesto que ya habíamos conseguido muchas chuches. Entonces decidimos sentarnos y tomarnos unas pocas.

Yo miré con extrañeza la chuche que me había dado esta mujer y la probé, ¡qué mala estaba! La escupí en un papel, porque era intragable, y después la tiré a la papelera más cercana. No le di importancia y seguimos toda la noche divirtiéndonos. A las dos de la madrugada cada uno se fue a su casa a dormir, además estaba tan cansada que me tumbé en la cama según llegué. De repente, noté como si alguien me estuviera arañando la espalda y escribiese ”SÁLVATE”. Entonces fui al baño a mirarme en el espejo, sin embargo no había nada. Así que pensé que había sido un sueño. Después me lavé la cara y, de repente, me empezó a salir sangre por los ojos. Noté cómo me volvían a arañar y escuché una voz diciéndome: «acabarás como yo».

Comer la chuche era la clave

Apareció el fantasma de aquella mujer y me dijo: «debiste comer la chuche que te di, sin embargo la única solución ahora es hablar con el demonio». Se fue y no tuve ni tiempo de preguntarle cómo. Así que fui a mi ordenador y estuve buscando sobre cómo contactar con el demonio. Solo salían tonterías que no me creía en un principio. Pero tenía tanto miedo que probé la más convincente, solo tenía que encender diez velas y frente al espejo repetir estas palabras: «diablo, diablo, me disculpo por tocar tu aldaba, líbrame de la maldición».

De pronto empecé a levitar y en el espejo alguien escribía con sangre “YA ES IMPOSIBLE”. Así que en seguida me fui corriendo a la calle, busqué en la papelera, y por suerte el caramelo seguía allí. Me lo comí aunque me diera asco y volví a la casa de la señora. Me acerqué a la aldaba y luego le eché el aliento mientras gritaba «yo soy más fuerte que tú». Volví a casa, me dormí y a la mañana siguiente me acerqué a la casa de aquella señora. Ya no estaba. En cambio, había un gran árbol con un cartel, «gracias por romper la maldición» decía, y tenía una aldaba, como la que yo toqué, dibujada.

FIN

 

Alba Pérez Ruíz 1º ESO E

Copyright © 2022 - Colegio Alkor

Setup Menus in Admin Panel

X