"Cuando se puede elegir, es obligado acertar."
"When you can choose, you must be right."

Evitar la sobreinformación

El arte de saber saber

Evitar la sobreinformación

 

El exceso es el veneno de la razón».     Francisco de Quevedo

 

En estos tiempos, la inmediatez de la comunicación y el libre acceso a producirla a gran escala convierte a cada ciudadano en fuente experta de información y le proporciona un volumen de receptores de la misma inmenso. De ahí surgen varios peligros:

 

  • No somos expertos en todo. No todo lo que nos llega está contrastado y es fiable.
  • El exceso de información, aún de fuentes fidedignas, provoca incertidumbre, es decir, el efecto contrario.
  • Las intenciones, en ocasiones pueden teñirse de perversidad. A veces la información que recibimos tiene intenciones ocultas.
  • En situaciones estresantes, como la que estamos viviendo, nuestro cerebro debe descansar y diversificar los intereses.

 

Buscamos noticias positivas

Es muy frecuente que la finalidad que buscamos cuando acudimos compulsivamente a buscar información sea la necesidad imperiosa de una noticia positiva. Esta me permite atisbar el camino de vuelta a mi realidad aparcada. Si lo pensamos, esta situación es exactamente la misma que cuando dejamos algunas aplicaciones activadas en nuestro móvil de las que están continuamente actualizándose. ¿Qué ocurre? El móvil se queda sin batería, es decir colapsamos emocionalmente y generamos un estado de ansiedad y angustia absolutamente evitable.

Naturalmente que es importante estar informados, es más, es un ejercicio de responsabilidad. Pero como en todo, los excesos no son buenos.

Naturalmente que es importante estar informados, es más, es un ejercicio de responsabilidad. Pero como en todo, los excesos no son buenos. Busquemos una fuente fiable, quizá no sea el mejor momento para contrastar distintas fuentes ya que la información que buscamos no es subjetiva de opinión sino objetiva de datos. Como decimos, busquemos una fuente fiable y un horario adecuado, no es conveniente antes de dormir.

 

El mejor momento para recibir información

Sobre los horarios donde recibir la información lo más conveniente es aquel momento donde la información ya se encuentre actualizada y todavía tengamos día por delante para llenarlo de otros estímulos y vivencias que, no podemos olvidar, que seguimos teniendo.

La noche nunca es el momento ideal para alimentarnos de preocupaciones y alarmas. Cuando nos acostamos, los estímulos que nos acompañan durante el día desaparecen en gran medida. Nos quedamos a solas con nuestros pensamientos. Esta situación provoca que estos ocupen toda nuestra atención generando un efecto de magnificar las situaciones. Cuántas veces nos ha ocurrido pasar una mala noche “rumiando” algún problema y al despertarnos ser capaces de relativizarlo y situarlo en su justa medida.

Podríamos regalarnos también un día sin noticias, el domingo podría ser el día sin atender a datos nuevos para descansar de tanta información y despejar nuestra mente.

Podríamos regalarnos también un día sin noticias, el domingo podría ser el día sin atender a datos nuevos para descansar de tanta información y despejar nuestra mente.

 

Respeta tu equilibrio emocional

Es cierto que aunque no acudamos nosotros en busca de la información esta nos llega a través de informantes no expertos. Supuestos sanitarios, defensores de teorías de la conspiración y hasta terraplanistas si nos ponemos a buscar. Toda esta serie de comunicadores invaden nuestros móviles con noticias siempre alarmantes y apocalípticas. Sobra decir que la intencionalidad de este material de dudosa garantía está bastante clara aún siendo oscura. No demos crédito a informaciones que solo pretenden alterar nuestro equilibrio emocional.

Podría ser interesante finalizar el día buscando cada miembro de la familia algo positivo y compartiéndolo.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es dónde estamos poniendo el foco de atención, seamos selectivos. No nos vamos a engañar, estamos viviendo un momento absolutamente nuevo y grave. Pero en las 24 horas del día pasan muchísimas cosas. Ocurren cosas en nuestro entorno doméstico, en nuestra ciudad, en nuestro país, en diferentes aspectos de la vida. ¿Realmente todo lo que está ocurriendo es malo? Si hago un breve resumen de mi jornada de ayer, es posible que haya podido recibir una buena noticia, he pasado un momento divertido, he solucionado algún problema, etc. Evidentemente no nos referimos a todas las situaciones que en este momento son tan diferentes en las distintas familias, pero dirijamos también nuestra atención a los eventos o noticias positivas. Podría ser interesante finalizar el día buscando cada miembro de la familia algo positivo y compartiéndolo.

 

Amplía tu foco de visión

Imaginemos que en una obra de teatro el foco solo ilumina a uno de los actores, aunque sea el actor principal, el más importante….no es el único, no refleja toda la temática ni los matices de la representación. Es necesario enfocar a todos los actores para hacernos una idea general de lo que está ocurriendo, pero de TODO lo que está ocurriendo, no solamente de la pandemia.

Entendemos que es difícil salir de esa sobreinformación, llega por todas partes pero es momento de buscar alternativas que nos hagan aterrizar en el “aquí y ahora” de las nuevas rutinas que hemos creado en nuestro día a día.

 

Ana, Eva y Laura

 

Ana, Eva y Laura

Departamento de Orientación

Colegio Alkor

Copyright © 2020 - Colegio Alkor
X